Ser Mujer. Un viaje heroico

Cuando una mujer decide dejar de jugar según las reglas patriarcales, no tiene indicadores que le digan cómo actuar y sentir. Cuando no quiere ya perpetuar formas arcaicas, la vida se hace emocionante, terrorífica. «El cambio asusta, pero donde hay miedo hay poder. Si aprendemos a sentir nuestro miedo sin dejar que nos detenga, el miedo se convierte en aliado, en una señal que nos dice que algo que hemos encontrado puede ser transformado. A menudo nuestra verdadera fuerza no radica en aquello que representa lo familiar, lo cómodo o positivo, sino en nuestro miedo y en nuestra resistencia a cambiar».(Starhawk, Dreaming the Dark). Ha comenzado un proceso de iniciación.
Durante esta parte del viaje, la mujer comienza su descenso. Puede significar un periodo aparentemente interminable de vagar sin rumbo, de pena y rabia, de destronar reyes, de buscar los pedazos perdidos de sí misma y de encontrarse con la sombra femenina. Puede llevarle semanas, meses o años, y para muchas puede ir unido a un periodo de aislamiento voluntario -un periodo de oscuridad y silencio- y de aprender el arte de escucharse profundamente a sí misma de nuevo: de ser, en lugar de hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s