Cicatrices en el Alma

El mundo no es siempre como nosotros desearíamos, ni como lo sentimos desde nuestro corazón. Hay disonancias, y sentimientos desafinados. Por ello, hemos de habituarnos también al caos, y sobre todo, a aprender a decir basta cuando es necesario: cuando se vulnera nuestra autoestima.

Hay personas que entienden su felicidad dándolo todo por los demás. Atienden y se preocupan de un modo muy profundo por todo aquel que forme parte de su círculo social, y más allá de él. Son muy sensibles también «al dolor del mundo», a las desigualdades, al sufrimiento ajeno.

En realidad, no es nada fácil poner límites o decir basta cuando llevamos media vida cediendo y dando más de lo que nuestra alma nos permitía. No obstante, debemos tenerlo claro: no somos de hierro ni nuestro corazón una roca. Somos de carne y de emociones, ésas que muchas veces salen dañadas y fragmentadas.

Entiende que nadie es egoísta por priorizarse un poco cada día, por decir «no» a quienes no te tienen en cuenta y te hacen sentir alguien que no eres. Porque quien te manipula con las redes del egoísmo no te aprecia y ni te respeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s