CERRANDO ….DEJAR IR…SOLTAR

Siempre es preciso saber cuándo se acaba una etapa de la vida.
Si insistes en permanecer en ella más allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto.
Cerrando cíclos, o cerrando puertas, o cerrando capítulos, como quieras llamarlo.
Lo importante es poder cerrarlos, y dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente “revolcándote” en los porqués, en devolver el cassette y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste ya a ser infinito, porque en la vida, tú, yo, tu amigo, tus hijos, tus hermanos, todos y todas estamos encaminados hacia ir cerrando capítulos, ir dando vuelta a la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos porqué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!

Por eso, a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, romper papeles, tirar documentos, y vender o regalar libros.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar. Hay que dejar ir, hay que dar vuelta a la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente…
El pasado ya pasó.
No esperes que te lo devuelvan, no esperes que te reconozcan, no esperes que alguna vez se den cuenta de quién eres tú… Suelta el resentimiento.


La vida está para adelante, nunca para atrás. Si andas por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrás desprenderte ni vivir lo de hoy con satisfacción. Si puedes enfrentarlos ya y ahora, hazlo, si no, déjalos ir, cierra capítulos.
Dite a ti mismo que no, que no vuelven.
Pero no por orgullo ni soberbia, sino, porque tú ya no encajas allí en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en esa oficina, en ese oficio.

Tú ya no eres el mismo que fuiste hace dos días, hace tres meses, hace un año.
Por lo tanto, no hay nada a qué volver.
Cierra la puerta, da vuelta a la hoja.
Ni tú serás el mismo, ni el entorno al que regresas será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.
Es salud mental, amor por ti mismo, desprender lo que ya no está en tu vida.

Recuerda que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo.
Nada es vital para vivir porque cuando tú viniste a este mundo, llegaste sin ese adhesivo.
Por lo tanto, es costumbre vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy te duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desprenderse y, humanamente se puede lograr, porque te repito: nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad.
Pero cierra, clausura, limpia, tira, oxigena, despréndete, sacúdete, suéltate.


Cuando te encuentras a ti mismo

Cuando dejas de sentir carencias, todas las cosas vuelven a tí.

Cuando cesas de pelearte con el mundo, todos se acercan para hablarte de amor.

Cuando aceptas, transformas.

Cuando te atreves a intentar lo nuevo, desaparecen los condicionamientos y el mundo te sorprende.

Cuando te vuelves blando como el agua, penetras todos los poros de la tierra.

Cuando dejas ir lo que no es para tí, ese vacío atrae lo que realmente te pertenece.

Cuando te pierdes, te encuentras.

Cuando te decides, esa determinación encuentra a quién eres, y te susurra lo que quieres.

Cuando renuncias a la guerra, ganas la batalla.

Cuando aquietas tu mente, todo un universo se pone a tus pies.

Cuando no te apresuras, todo se acerca hacia ti.

Cuando dejas de querer controlar, el mundo se acomoda a sí mismo.

Cuando aceptas los cambios y la incertidumbre, dejas de sufrir y logras tus metas.

Cuando te vuelves humilde, el mundo te
pertenece.

Cuando te encuentras a ti mismo, cesa la búsqueda y alcanzas tus sueños.
Más que abrazarnos a la fatalidad, cada situación es una oportunidad para liberar más, ya que nos invita a través del trabajo interior a buscar que hay detrás de lo que en en el presente estamos viviendo. Me refiero a qué a veces no es en sí una situación en particular las que nos hace caer, sino todo lo que venimos arrastrando desde hace muchos años, y que hemos evadido de nuestra realidad consciente. Pero resulta, que nuestro subconsciente, la parte emocional, se detona recordándote que hay cargas que sanar.
Para esto, es muy importante la compresión y la toma de consciencia, ya que llevando a cabo el proceso con mucha responsabilidad y compromiso hacia ti mismo, te aseguro que la primera ganancia es que terminarás siendo diferente de como empezaste. A eso, le llamamos evolución.
Agradece a tu alma la oportunidad de vivir todo proceso de transformación, es tu mejor guía para conectar con tu divinidad, con tu ser de amor.

Fluye suelta y sana


Cierra los ojos y pidele al universo que con el viento se lleve todo todo lo que te duele…
Dile que estas cansado de cargar equipajes pesados que no te dejan avanzar, dile que con el agua limpie las tristezas, se lleve todo dolor , que purifique tu escencia, que con el fuego queme y transmute todos los miedos contenidos en ti, para que vueles alto, que con la tierra te regrese a tu hogar, a tu verdadero ser, a lo que realmente eres y no lo que te hicieron creer que eras, rompiendo las etiquetas y programaciones negativas que no te dejan crecer y despertar en conciencia, Sabiduría, pasciencia, sanacion, liberación, empoderamiento, perdón, amor incondicional, respetando siempre y aprendiendo de la diferencia , sin juicios ni queriendo convencer de tu verdad, entendimiento, inhala lo bueno y exhala todo aquello que no te deja avanzar en tu día a día, se libre, se libre, se libre, deja ya de alimentar tus miedos, tus resentimientos, tu ego, tu orgullo, que al final solo a ti es a quien hacen daño ,el desequilibrio llamado enfermedad, todo dolor emocional, físico , mental, espiritual es opcional, tú decides cuando dejas de alimentarlos, basta ya! Pide perdón por a veces querer más el conflicto que el amor , entrega todo lo que ya no te sirve, aprende la lección para que no se te repita y crece como un árbol fuerte frondoso , lleno de sabiduría y amor incondicional obtenida de los 4 elementos, recuperando las memorias antiguas , vive el hoy, tu primer misión en esta vida, es ser feliz…

Ya no me veo

YA NO ME VEO.

Ya no me veo contestando cada insulto que me dan. Simplemente he aprendido que el insulto no es para mí, es para la persona misma que me lo está dando.

Ya no me veo escuchando cada queja de la gente alrededor. He aprendido a respetarme y a decidir no ser el basurero emocional de nadie.

Ya no me veo escuchando a alguien y buscando en mí una historia más trágica, para demostrarle que a mí también me ha pasado lo que a él o a ella. Ahora, solo escucho y limpio memorias. Por algún razón me lo están compartiendo.

Ya no tomo responsabilidades que no me corresponden, ni explico, el por qué no lo hago.

Ya no discuto con la gente para salvar mi honor o mi nombre. Eso, es solo parte del ego que me ha llevado a equivocarme y que al final, no le ha aportado mucho a mi vida. El que crea que tengo honor que lo crea, y el que no, lo respeto y bendigo su camino.

Ya no me veo angustiad@ por qué alguien deja de hablarme o alguien ya no me quiere en su vida. Es su vida y es su espacio, por lo tanto respeto la decisión, de todas maneras si ya no me desea cerca, no creo que tenga mucho para aportarme. Al final son elecciones y esta bien.

Ya no me veo preguntando aquí y allá por algo que quiero saber. Si lo quiero saber, voy a la fuente.

Ya no me veo triste, enoja@,, frustrad@, deprimid@ o cualquier emoción que baje mi vibración. No por qué no vaya a volver a sentirlas, sino por qué desgasto esas emociones tan rápido como puedo y me enfoco en volver a tomar vuelo para ser quien realmente soy.

Hoy, ya no veo cómo antes, ni siquiera como ayer, así que día a día soy mi mayor experimento, mi mayor investigación, mi mayor hallazgo.

Todos los días, me descubro, me callo y miro dentro de mí. No es que menosprecie a los demás, es que estoy muy asombrad@ de mí mism@ y ahí, es donde deseo mi energía para vivir. Para enfocarme en mi Mism@.

Ya no me veo caminando por la vida sin luz, sin Dios, sin magia, sin amor incondicional. Ya no me veo pensando que Dios está afuera de mí y que el cosmos es algo lejano que nunca conoceré.

Hoy, ya no me veo como me veía hace unos días, semanas, meses o años, y es que decidí que cada día era necesario evolucionar y que cada día podía usar mi varita mágica para obtener lo que me hace feliz.

Meditacion De la Risa

Cada mañana, al despertar y antes de abrir los ojos, estírate como un gato. Estira cada fibra de tu cuerpo.

Después de tres o cuatro minutos, con los ojos aún cerrados, comienza a reír. Durante cinco minutos, solo ríe. Al principio lo estarás haciendo; pero pronto el sonido de tu esfuerzo te producirá una risa genuina. Piérdete en la risa.

Puede demorar algunos días antes de que realmente suceda, debido a que estamos muy poco acostumbrados al fenómeno. Pero pronto será espontánea y cambiará la naturaleza completa de tu día.

Para aquellos que tengan dificultad en reírse totalmente, o que sienten que su risa es falsa. Osho ha sugerido esta simple técnica. En la mañana, temprano, antes de haber comido nada, bebe un balde casi lleno de agua tibia con sal. Continúa tomándolo y hazlo rápido, de otra forma no te será posible tomar mucho. Inclínate hacia delante y entonces… haz gárgaras, de manera que el agua fluya hacia fuera. Será un vómito de agua y te limpiará el conducto. Nada más es necesario. Existe un bloqueo en el conducto que te detiene cada vez que quieres reírte. En yoga, es necesario seguir este procedimiento. Ellos lo llaman Purificación necesaria… Purifica tremendamente, y deja un conducto muy limpio, todos los bloqueos se disuelven. Vas a disfrutarlo y vas a sentir el estado de limpieza durante todo el día. La risa las lágrimas, aún tu hablar, saldrán del centro más profundo.

La primera cosa que hay que hacer es reírse, porque eso da la pauta para el día completo. Si te levantas riéndote, pronto comenzarás a sentir lo absurda que es la vida. Nada es serio: aun tus desilusiones son risibles, aun tu dolor es risible, incluso tú eres risible.

OSHO. Libro naranja.

Que Maravilla se YO

Tarde que temprano perdemos la guerra contra el tiempo…

Nuestra juventud se nos escapa del cuerpo y la gravedad fuerte y descarada se toma todo aquello que cuidadosamente nos hemos esforzado por mantener en su lugar..

Ya no hay cremas ni pomadas que borren las marcas de tantas risas, penas, trasnoches y enojos de nuestro semblante…

Tomamos vitaminas, colágeno, limón, jengibre, vinagre de manzana, miel y omega 3 y cuanta fórmula hechicera se nos atraviese….

Comemos menos para llenarnos de hambre…

Un día nos damos cuenta que no hay tacón cómodo, que no vemos claro sin lentes y algunas raíces de nuestras canas crecen sin piedad…

Que nuestra cintura se va emparejando y nuestras rodillas se van redondeando…

Un día, nos cansamos de imitar en el espejo, a aquella joven que fuimos..

Nos miramos de frente, sin luz cálida ni sombras y por fin aceptamos que hemos vivido más vida de la que nos queda….

Y que bello que ha sido…

Haberlo vivido y sentido..

Haber dado tanto amor, como haberlo recibido…

Adquirir la experiencia y aprender de paciencia…

Que importa si ganó la gravedad,

que perdimos la guerra contra las arrugas..

Que nos cansamos de hundir el estómago… De sacar el pecho y las pompas…

Que importa si la belleza ya sale del alma..

Si, esa belleza es infinita y llenita de amor y perdón…

Que importa que vamos para viejas…

Que las hay más jóvenes y más bellas.

Que importa si tenemos la vida y cada experiencia nos pinta de sabiduría..

Que honor haber sido y continuar siendo madres, esposas, novias, AMANTES, hermanas, y amigas..

Que aun nos queda mucho amor por vivir y llega sin exigir ni pedir…

Que maravillosa es esta etapa de ser como somos, de amarnos tal cual.

Que lindo es seguir adelante con todo lo vivido y aprendido…

QUE MARAVILLA SER YO…..